Tulipán de Plata. Joyas con valor
Carrito 0

La familia Tulipán de Plata crece + Feliz Día del Padre

“Cuando yo tenía 14 años, mi padre era un ignorante insoportable.

Pero cuando cumplí los 21, me parecía increíble lo mucho

que mi padre había aprendido en siete años.”
- Mark Twain.


Llevo horas buscando alguna frase que pueda expresar todo lo que mi papá significa para mi, pero no hay ninguna que abarque todo lo que he aprendido de él, ni lo que siento por una de las personas más importantes de mi vida. Creo que para alguien que está atravesando su adolescencia, esta es una frase que puede definir el gran conflicto que un padre y su hija pueden estar enfrentando en una etapa llena de hormonas, cambios de humor y ganas de vivir todo porque sientes que se te acaba la vida.

Después de la separación de mis papás, yo me alejé mucho de mi papá, necesitaba enojarme con alguien y qué mejor que con quien ya no vivía conmigo. Y a pesar de todo lo que pudo haber sucedido en ese año, mi papá se quedó, se esforzó hasta que logramos comenzar a construir una relación en la que ambos pudiéramos sentirnos bien.

Los últimos 7 años han sido un camino lleno de altas y bajas, desde dejar de ver a mi papá diario en mi casa, hasta aprender a valorar los momentos que mi papá se daba para convivir conmigo.

Bueno, para mi papá, para quien se quedó pálido el día que nací porque no estaba respirando, para quien me aguantó berrinches hasta más no poder, y para quién me ha apoyado los últimos 17 años a cumplir todas mis metas… te quiero. Hoy te quiero agradecer, por ser el mejor papá que la vida me pudo dar, por no dejarme cuando más te traté de alejar, por insistir tanto en que desayune y me lave los dientes y por enseñarme tanto sobre la vida.

Eres una de las personas que más admiro porque yo me doy cuenta que a lo largo de tu vida has logrado muchas cosas por tu cuenta y con los recursos que tenías en el momento. Laboralmente siempre he estado orgullosa de lo que haces y cómo creas un impacto positivo en la sociedad.

Y en el ámbito personal, no acabaría de decir todas las cosas que admiro de ti; tu fortaleza, tu capacidad de salir adelante sin importar el reto que se presente, tu forma tan sabia de ver la vida, tu capacidad de siempre seguir aprendiendo, tu sentido del humor y esa forma tan bonita y tan especial, y en la que has trabajado tanto, para expresar lo que sientes. Gracias por esos abrazos en los que no hace falta decir nada más, pero me dan paz sin importar lo que pase alrededor.

Para concluir, quisiera dar una última reflexión. El papá no es el que engendra, sino el que cría. Es un dicho muy común en la sociedad y esto por lo cierto que es. Un padre puede ser una madre soltera que ha trabajado para sacar adelante a su hija o hijo, así como también un maestro que te ha acompañado toda tu vida y siempre te impulsa a ser mejor, se puede convertir en tu única figura de paternidad. Sin embargo, considero que lo importante es valorar, a quien cree en ti a pesar de que a veces no lo sientas y a quien te ha acompañado toda tu vida, desde festivales de kinder, hasta en los momentos en los que necesitas un consejo o un abrazo.

Mabel



Publicación más antigua


Dejar un comentario